Gestión Familiar

Pobreza energética y educación financiera para familias monoparentales

Menu

Calienta tu casa de modo más eficiente


Imagen de Jeremy Brooks

Imagen de Jeremy Brooks

  • Si dispones de ella, ajusta la temperatura de la calefacción a  19-21ºC. Cierra las puertas cuando estés calentando una habitación para mejorar el rendimiento. Por este mismo motivo, cierra la calefacción en las habitaciones vacías o que uses poco.
  • Suelen salir más económicos los radiadores de gas que los eléctricos. Entre los eléctricos, ahorrarás más con los que dispongan de termostato que los de aire caliente y resistencias.
  • Utiliza prendas de abrigo adecuadas cuando estés en casa: un buen jersey de manga larga, pantalones largos o unas zapatillas adecuadas nos ayudarán en las épocas más frías del año.
  • Es suficiente con encender la calefacción por la mañana. Por la noche apágala, y no la enciendas hasta el día siguiente, después de que hayas ventilado la casa y cerrado las ventanas (unos 10-15 minutos son suficientes para airear).
  • Por la noche cierra ventanas, baja persianas y corre las cortinas: te ayudará a mantener una buena temperatura ambiental.
  • No se deben tapar los radiadores con cortinas, muebles o elementos que impidan emitir el calor de forma correcta.
  • Puedes mejorar el aislamiento de puertas, ventanas, cajas de persianas, etc. mediante la colocación de burletes o gomas para evitar pérdidas innecesarias de energía: ahorrarás un 5-10% en la factura de la calefacción, no sufrirás molestas corrientes de aire y evitarás la formación de humedades.